El Border Collie y su instinto de pastoreo

BORDER COLLIE, INSTINTO A FLOR DE PIEL



No es un perro, sino varios. Líquido y sólido. Viento y calma. Paz y turbulencia. Amo de los valles, el perro de pastoreo por excelencia no camina, flota ligero e infatigable por el campo en pos del rebaño, origen y fin de su vida. El Border es un perro nacido para trabajar.

Si observamos la vida rural, a través de una profunda conexión con ella y con los métodos de manejo de los rebaños desde el siglo XVII, nos daremos cuenta de que sólo gracias a todo ello podremos llegar verdaderamente a saber algo del trabajo y el comportamiento de los diferentes perros de pastoreo de rebaños. Y son precisamente ellos, los que a través del presente artículo vamos a intentar-en lo posible- conocer, describir y entender. Uno de los primeros canes que estableció la mutua confianza entre animal y hombre, entre perro y dueño. 

Hasta la fecha, los más prestigiosos antropólogos e historiadores solamente han podido especular sobre su origen, pero gracias al hallazgo de ciertos restos arqueológicos descubiertos recientemente, fechan la llegada de estos perros a las Islas Británicas a través de las tribus Celtas que cruzaban Europa- entre el siglo V y I antes de Cristo. Varios de estos grupos humanos se establecieron en Irlanda, llevando consigo ganado y perros para manejarlo. Dichas tribus hablaban un dialecto -el galaico- en el cual la palabra "collie" significaba "útil", y por ello desde entonces todos los perros de ganado o rebaño eran conocidos como "collies". Tiempo después, algunas de estas tribus se trasladaron de Irlanda a las islas occidentales de Escocia, donde la gran mayoría de ellas se asentaron. No hay duda -por tanto- de que, aunque el collie proviene de Irlanda, fue "desarrollado" en Escocia como perro pastor. El hábitat particular de las tierras altas -frío y abrupto- no era el más apropiado para la agricultura, por eso la ocupación ideal era la del ganado en las granjas. De todos modos, en tales condiciones la ganadería no hubiera sido posible sin los perros para manejar, conducir y guardar el rebaño.
 

Aún hoy, no se conoce la ascendencia exacta de los collies de la altas tierras (Highlands Collies), pero sí sabemos que los actuales perros ovejeros -a los cuales varios especialistas describen con una singular capacidad para el trabajo. gracias al poder de su "ojo hipnótico" o mirada hipnótica- provienen de los pastores de la frontera (Border) entre Escocia e Inglaterra. De ahí el nombre de Border Collie.
 



Si investigamos en antiguos libros. varias citas nos hablan de cómo los perros designados para propósitos específicos eran seleccionados por los pastores -además de por sus características temperamentales- en base a su color. De tal modo. los canes elegidos para proteger el rebaño de los animales salvajes eran de color blanco y se criaban desde cachorros con el ganado. con el fin de que las ovejas no les tuviesen miedo. Los perros encargados de conducir el rebaño eran generalmente negros y blancos o marrones y blancos, mientras que los azulados eran seleccionados para trabajos en entornos naturales rodeados de peñascos y montañas, donde su camuflaje natural les era más propicio.


" La creación de la Sociedad Internacional del Perro Ovejero 
(1906) fue el primer reconocimiento al trabajo de los perros pastores"

Durante siglos los perros han trabajado con sus dueños y cierto es que han recibido muy poco reconocimiento. No hay duda de que es a través de las pruebas de perros pastores (desde 1873 en el Reino Unido) cuando los perros ovejeros o collies se dan a conocer al gran público. El primer Club del Collie se fundó en 1881 y ya entonces estableció una breve descripción de la anatomía del Collie, junto con un sistema de puntuación en pruebas. La creación de la Sociedad Internacional del Perro Ovejero (I.S.D.S.) en 1906 fue el mayor paso hacia adelante y el primer reconocimiento del trabajo de los perros pastores. En 1915 James Reid registró el nombre de Border Collie para ese tipo de perros ovejeros que tenían ese "ojo" tan especial. El siguiente paso en el desarrollo de Border Collie fue en junio de 1976, cuando el Comité General de la Canina, después de largas discusiones con la Sociedad Internacional del Perro Ovejero y con un recién creado Club del Border Collie (1975), decidió que el Border Collie "debía ser reconocido como raza con fines de belleza bajo el reglamento de la Sociedad Canina (Kennel Club Inglés)". Anteriormente a esta norma, estos perros sólo se registraban con el l.S.D.S. como perros pastores. 


En la actualidad, el Border Collie es la única raza del Reino Unido que se puede registrar tanto en la Sociedad Canina como en la I.S.D.S., y por tanto tiene el privilegio de competir en las distintas actividades que organicen las dos asociaciones. Como dato, citar que los primeros ejemplares de la raza llegaron a España en 1974 de manos del juez Ángel Antonio Torres, dedicados exclusivamente a pruebas de trabajo.


La versatilidad del Border Collie es sobradamente conocida. Su habilidad para conducir 
rebaños de ovejas es excepcional y, por ello es la raza que más se utiliza para las labores de pastoreo en todos los países de habla inglesa.



Pero también sobresalen en otras disciplinas, como el agility (llegando a superar en Europa el 70% de los perros que hay en competición), el flyball o incluso en pruebas de trabajo. Muchos profesionales y amantes de la raza tienen la opinión que ninguna otra raza es menos entendida que el Border Collie, y es esta falta de entendimiento -más que el perro en sí -lo que tantos problemas provoca a la raza- los admiradores del Border Collie afirman que es el más inteligente de todos los perros, y prueba de ello son los éxitos conseguidos en las pruebas de obediencia y pastoreo. Pero he aquí un rasgo importante: para muchos etólogos y estudiosos de la conducta animal, estos logros en las pruebas de pastoreo no se deben tanto a la inteligencia como al instinto, que es lo más difícil de comprender. De hecho mucha gente cree que está usando su INTELIGENCIA cuando realmente está usando su INSTINTO. 

Un Border joven que nunca haya visto una oveja antes, de pronto e inesperadamente correrá hacia el rebaño y las empujará hacia el guía ("mecanismos de disparo": conductas características de los individuos de una especie, y que son independientes de las intenciones individuales). Está reacción se conoce en los círculos caninos como "comenzar a correr", y hasta que no empieza a "correr" (de forma natural, por instinto) no se debe comenzar a entrenarlo en estos menesteres, aunque ¡claro está!, sí en una educación básica: sentarse, tumbarse, avanzar,...La edad en la cual empieza a correr un perro varía según el ejemplar. Hay perros que con seis o siete semanas ya corren detrás de las gallinas de la granja, mientras otros ejemplares que no muestran interés alguno hacia el ganado hasta que no tienen un año. Por término medio es a los seis meses de edad cuando el "instinto de pastoreo" suele dar muestras de empezar a desarrollarse.
No olvidemos que la inteligencia en los animales no es un valor en sí, sino una forma de adaptación con éxito al medio, aumentando así las probabilidades de supervivencia



El profesor Dr. Konrad Lorenz, Premio Nobel de Fisiología en 1.973 y considerado como el padre de la etología moderna, citaba en su trabajo "Evolución de la Conducta" que "...por debajo de los diversos tipos de conducta variada que los animales aprenden, subyacen las pautas motoras invariables que heredan. Esos rasgos de conducta constituyen una característica específica de especie, lo mismo que la estructura y la forma corporal". Así es, el Border Collie posee una habilidad natural y heredada para trabajar con el ganado. Son capaces de manejar, asustar y conducir una oveja como no lo hace ninguna otra raza. Un instinto básico que les indica que tienen que guiar al rebaño hacia el pastor, cueste lo que cueste, pudiendo llegar a cubrir distancias de hasta 150 kilómetros diarios. Pero si hablamos de su elevado grado de inteligencia, lo primero que uno aprecia, analiza y finalmente admite cuando tiene contacto con esta raza, es que se le "rompen"-de manera clara y sencilla- los clásicos esquemas del adiestramiento tradicional, mecánico, dogmático y, a veces, incluso simplista al que comúnmente estamos acostumbrados. ¡Hay mucho más en la mente de nuestros perros de lo que creen muchos entrenadores!


No olvidemos que la inteligencia en los animales no es un valor en sí, sino un medio de adaptación con éxito al medio, aumentando así las probabilidades de supervivencia.


En ocasiones, varios dueños de Borders Collies me han comentado el hecho de que "... a un Border no hace falta ordenarle lo que deseas que haga a través de comandos al más puro estilo militar, sino que gracias a su especial sensibilidad, simplemente hablándoles de manera similar a como lo haríamos con otra persona, ellos te llegan a entender", Para mu- chos lectores, lo que acabo de contar puede parecerles una idea tan idílica y romántica como inútil, pero ¿y si es verdad, y además funciona? y por otra parte ¿sería posible que estas personas encontrasen un sistema de comunicación con sus animales, un "lenguaje entre especies", a través del cual hablasen con sus perros? Experimentos con otras especies demuestran que puede ser posible, como lo confirman los trabajos realizados con delfines y primates. A través de un complejo "código de sonidos" -por ejemplo-, zoólogos, etólogos y entrenadores de delfinarios han llegado a comunicarse y establecer estrechos vínculos de amistad con los delfines -incluso con animales en estado salvaje-, llegando a realizar con ellos ejercicios verdaderamente complica- dos, ¡y nadie les pone una correa! Los estudios similares realizados con gorilas, orangutanes, bonobos y chimpancés apuntan en el mismo sentido. Para la mayoría, el problema de entender e intentar aplicar estas ideas surge cuando por prejuicios -o ignorancia- quieren ampliar sus conocimientos con los del otro sistema. ¡Así no sirve! Debemos entender que es un camino diferente, dejar la mente en blanco y empaparnos de nuevo. Ya sé que todas estas hipótesis que os propongo primero hay que demostrarlas. Aún así, estoy seguro de que en un futuro no muy lejano, estos estudios llegarán a revolucionar el mundo del trabajo deportivo y marcarán un nuevo rumbo en el concepto de adiestramiento canino. Quizás este tema sea motivo de un desarrollo más profundo en otro artículo.


Creo que después de lo expuesto no hay duda, el Border Collie es el perro pastor por excelencia. Seleccionado por sus condiciones psíquicas y funcionales más que por sus valores estéticos, tenaz y sensible, rápido y eficaz, en el encontramos y admiramos a un ser que disfruta plenamente de la vida.
"Trabajar este tipo de perros es como una droga. Poseen tanta pasión por el trabajo que, de alguna manera te enganchan" 


 Fermín, ¿cómo comenzaste en el mundo canino?

F.A.- Pues imagino que como todo el mundo, con el típico perro mestizo al que mi padre me prohibía meter en casa. Con aquel perro mestizo comencé a aprender parte de lo que hoy conozco del mundo canino, hasta que años más tarde adquirí mis primeros perros de raza Pastor Alemán. Eran lo que siempre había deseado, y fue a partir de entonces cuando empecé a distinguir lo que era un poco mejor de lo que era un poco peor, emprendiendo una larga historia de varios años con los pastores alemanes y las pruebas SchH, tema que siempre me ha apasionado y que todavía hoy me sigue gustando. Reconozco que eran el súmum para mí hasta que descubrí los Border Collies, a los cuales me dedico ahora y que como verás no tienen nada que ver. Trabajar con estos perros es una verdadera gozada.


A.- ¿De dónde partió la idea de trabajar con Border Collie?

F.A.- La "aventura" surgió a través de un organismo de aquí en Navarra, el I.T.G. (Institutos Técnicos y de Gestión). Hace tiempo, esta entidad publicó un anuncio en un periódico local haciendo referencia a un curso dirigido a los pastores con ovejas de la región, y el cual era impartido por un especialista francés que enseñaba cómo manejar los perros de ganado, y de esa forma sacarle mayor utilidad. Como yo siempre había tenido una cierta inquietud por este tipo de trabajo con perros, pensé ¡vaya cosa más bonita!, y me dispuse a llamar con la intención de participar. Al principio me pusieron muchas trabas, ya que yo no era pastor y ni tan siquiera poseía un perro de pastor. Fue entonces cuando decidí ponerme en contacto con la persona encargada de dirigir el curso, Alen Malivet, quien me dijo que debería asistir con un perro joven. Finalmente fui con un malinois de ocho meses. No tenía ovejas, pero bueno, lo importante era que el conseguir que me dejaran participar. De eso hace cinco años.


Aquella perrita malinois tenía ciertas aptitudes para el trabajo, pero mínimas. Trabajar trabajar, sí trabaja, pero como todos. Entonces conocí el Border Collie y, la verdad, me impactó tanto, que "me enamoré". Le pedí a Alen que me proporcionase un cachorro y así conseguí a CHICO, mi primer Border Collie, que el año pasado fue Campeón de España y este año Subcampeón del Border Collie, en pastoreo. Es un buen perro, no para concursos aunque haya ganado el campeonato, pero tiene una enorme calidad. Él me dio la oportunidad de introducirme en este mundo y por ello le estaré eternamente agradecido. Con cuatro meses de edad ya te impresionaba, y es que yo nunca había visto un cachorro con tal disposición por el trabajo. Me apasionaba observar su naturaleza y aptitud, la motivación y el interés que demostraba por trabajar. Si por él fuera estaría horas y horas trabajando, esa es su pasión.


Al principio tuve algunos problemas para poder entrenarlo: no tenía ovejas, el curso finalizaba al mes, y a partir de ahí tenías que practicar por tu cuenta. Es un perro muy temperamental y necesitaba trabajar mucho. Además, yo venía de participar en pruebas de Shutzhund y traía la idea de cuadricular mucho a los perros, cuando en realidad a este tipo de perros no hay que cuadricularles tanto, sino que hay que dejarles trabajar por el instinto que tienen. Poco a poco me fui comprando ovejas hasta hacerme con un pequeño rebaño, ¡y bueno! Me fui metiendo en el tema y actualmente convivo con un montón de borders. Trabajar este tipo de perros es como una droga. Tienen tanta pasión por trabajar que de alguna manera te enganchan. Son muy distintos al resto de razas que he tenido.
 


A.- Si tuvieras que definir cómo es un Border Collie, ¿de qué manera lo harías?


F.A.- Un Border posee la cualidad de estar creado para trabajar, ¡y él disfruta trabajando! Desde que tienen tres o cuatro meses lo que quieren es trabajar y trabajar, nunca se cansan. Es algo muy difícil de explicar con palabras, tú los ves en el campo y siempre quieren más ¡morirían trabajando! Por otra parte, es un perro muy instintivo, increíblemente sensible y sociable en general. Es una delicia de perro y, en mi opinión, demasiado sencillo trabajar con él.


A.- Tras varios años de experiencia con Borders, ¿cómo crees que se debe trabajar esta raza?

F.A.- A través de la motivación por el trabajo, y a partir de ahí lo puedes conseguir todo. Aquí no hay rodillo, ni comida, ni pelota. Sólo caricias y la motivación por trabajar.


A.- Sí Fermín, pero yo hoy he visto a tres perros trabajando a la vez, cada uno de ellos distinguiendo e interpretando claramente las órdenes que iban dirigidas a él o a otro de sus congéneres, manteniendo la distancia crítica entre ellos y el rebaño para no espantar a los animales, conduciendo y encerrando el ganado en el redil que tú querías,...eso ¿cómo se consigue?


F.A.- ¡Muy sencillo!, ¡ellos solos! Parece increíble y es difícil de explicar con palabras, y más aún de creer, pero es así. Tú observa a los cachorros y te darás cuenta de que lo llevan en la sangre, solamente hay que estar un poco con ellos para ayudarles y verás cómo lo hacen por sí mismos. Te voy a poner un ejemplo: CHICO es un perro que hace una obediencia muy correcta, fruto de mis ideas cuando practicaba el SchH. Hoy creo que esto es un error. No hay motivo para cuadricular tanto a estos perros, en el trabajo real es innecesario. Opino que hay que dejarlos. Estos perros son muy sensibles y es mejor aprovechar el tiempo desde muy jóvenes para fomentar todo su instinto, que vean el tipo de ganado con el que van a estar, excitarles, pero no trabajar hasta que sean un poco más adultos. Tienen tantas ganas de trabajar, y son tan sensibles, que resultan muy fáciles de someter casi sin castigar, y esto es algo que todo el que quiera trabajar con esta raza debe tener claro: es muy problemático castigar en este tipo de perros. 


Con respecto a lo de trabajar con varios perros a la vez, yo empecé a trabajar con uno, luego con dos y ahora con tres. Tengo ahora dos cachorros y espero poder llegar a trabajar con cinco a la vez. Pero enseñarle esto a los pastores de aquí es una tarea demasiado complicada. En España, existe la costumbre entre los pastores de que para enseñar a un cachorro se le debe atar a otro perro adulto que sepa, para que éste le enseñe (creo que esa imagen casi todos la hemos visto alguna vez). Lo que se consigue así es que el otro pobre animal lo lleve arrastras, lo lesione y le enseñe todo lo "malo". Para tu perro, y aunque no sea muy ortodoxo decirlo tienes que ser "dios". Debes enseñar tú a tu perro, uno por uno, porque además cada perro es distinto y tienes que instruirle una disciplina y una manera de trabajar diferente. Cuando el perro alcanza un cierto nivel puedes empezar a ponerlo con otro perro, pero cada uno tiene que trabajar lo que tú le pides, lo que no puede suceder es que mandes a uno hacia un lado y vayan dos o tres perros al mismo sitio a la vez. Tienes que mandar y cada uno realizar su función. Por eso hay que enseñar por separado a cada individuo y no juntarlos hasta que no hayan adquirido un determinado grado en su aprendizaje, ya que al tener esa motivación tan grande y ser tan intuitivos, les cuesta en cierta forma "controlarse". 


A.- Por tanto, no crees que los pastores de nuestro país empleen un buen sistema en la selección y educación del cachorro.


F.A.- Los pastores de España utilizan un sistema que es al revés de como tiene que ser. Cuando tienen un cachorro con dos meses, le ponen con las ovejas. Si el perro viene de buena línea y tiene un buen instinto, ladra a las ovejas,...¡ay qué perro más majo! Y al día siguiente lo llevan al campo, lo atan y sucede lo que antes te comentaba. Eso es un error. Al perro que tiene buenas aptitudes, hay que dejarle que se vaya haciendo y de alguna manera sujetarlo. Cuando ya tiene cierta soltura y sabe lo que es la derecha, la izquierda, el empujar, el trae, etc., es cuando debe empezar a trabajar, antes no.

A.-¿Cómo llegas a controlar que tus perros no "piquen" o muerdan el ganado?



F.A.- Para empezar, no todos los perros son como los que has visto aquí. Primero tienen que tener una manera de ser, un determinado temperamento dependiendo si van a trabajar con ocas, gallinas, ovejas, vacas (en este caso más),...,es más un factor genético. Si lo tienen, deben de mantenerlo y tú encargarte de fomentárselo, pero a la vez debes mantener un equilibrio, tienes que permitirle hasta un cierto punto. Es un poco complicado, tienes que dejarle pero a la vez debe saber que mantienes una "cierta autoridad". El perro necesita entender que tiene que trabajar solo, que tú quieres que trabaje, pero no puedes dejar que únicamente trabaje por su instinto, ya que si no haría cosas que no son buenas, pero a la vez tampoco puedes "cortarle" demasiado. Hay mucha gente que "estropea" perros por hacer un control demasiado estricto. En este gremio -el de los pastores-, la gente es muy dura con los perros y los Borders son muy sensibles. Pero si tienes un buen perro que posea un gran instinto, puedes llegar a hacer cosas muy complicadas con él.

Tienen tantas ganas de trabajar y son tan sensibles que resultan muy fáciles de someter casi sin presionar, y esto es algo que todo aquel que quiera trabajar con ellos debe tener claro: castigarlos es muy problemático.


A.- ¿Existen diferentes líneas en la crianza del Border Collie dependiendo del tipo de ganado con el que van a trabajar?


F.A.- Sí, incluso hay líneas de sangre para cada tipo de trabajo. Todos los que trabajamos con perros sabemos que Rintintín no existe, y no puedes tener un perro que haga bien todo. Es muy difícil encontrar un perro que posea la suavidad y el temple suficiente para trabajar con ocas, patos,..., que mantenga muy bien las distancias (tu has visto que cuando el perro entra dentro de la distancia crítica, las aves se escapan y vuelan), que a la vez cuando le digas que tiene que "dar caña" a una oveja él sepa resolver esa situación, y que inclusive tenga que enfrentarse con una vaca de 800 kilos y sepa cómo hacerlo. Por ello, hay que seleccionar mucho el tipo de trabajo que quieres.

A.- ¿Cuáles son esas líneas de sangre?


F.A.- ¡Ojalá pudiera decírtelo!, pero en España, o por lo menos yo, no tenemos todavía la información suficiente. Para los que nos dedicamos al pastoreo con Borders en nuestro país éste es un tema bastante novedoso. En Francia sí que están diferenciando entre diversas líneas de pastoreo, agility, de compañía, etc., y desde hace algún tiempo están buscando perros que puedan llegar a trabajar con vacas de forma satisfactoria, hasta el punto que incluso están probando a realizar cruces con otras razas con el Beauceron. Y es que tener un perro mediano, ligero, que sea realmente obediente cuando hay una excitación, que afronte un enfrentamiento y sepa resolver con un animal tan grande en proporción, es una tarea ciertamente complicada. Desgraciadamente es muy difícil encontrar este tipo de perros, y ellos se están esforzando, probando con diferentes cruces y líneas de sangre para conseguir un tipo satisfactorio. Con respecto al tema me gustaría añadir que no es lo mismo un perro para concurso que un perro para trabajar.


A.- ¿Qué ventajas y desventajas encuentras en un Border si lo comparamos con ejemplares de las razas españolas de perros pastores?


F.A.- Aquí en Navarra existe cierto "enfrentamiento" dentro y fuera de los concursos entre los perros de Pastor Vasco y los Border Collie. He visto trabajar en el campo perros de Pastor Catalán y perros de Pastor Vasco, muchos canes que han sido y que aún continúan siendo excelentes ejemplares. Pero a la hora de trabajar y comparándolos con un Border Collie no tienen nada que ver, son completamente diferentes. Un Border es un perro que puede dar un espectáculo increíble y con una capacidad innata muy distinta al resto. Perdóname que insista en este punto pero creo que es una idea que a todos se nos tiene que quedar clara por muy increíble que nos parezca: el Border es un perro que instintivamente sabe hacia dónde va el rebaño. Los perros de aquí ladran al rebaño para que se escape. 


El Border es un PERRO PASTOR, y, de alguna manera sabe hacia dónde debe ir el rebaño y guiarlo allí. Acuérdate del anuncio de TV, ¡el de la cerveza! El perro que aparece en ese anuncio de alguna forma agrupa el rebaño, es igual que sean ovejas, ocas,...¡o mujeres!(con mi más sincero respeto hacia ellas). Un perro de pastor de aquí trabaja bien cuando yo lo paro, cuando no lo dejo llegar a las ovejas, cuando le reprimo sus instintos, porque si no él va a correrlas y/o a morderlas. Un Border no tiene nada que ver, es al revés, ¡va a trabajar las ovejas! Mientras que al Border le tienes que enseñar para canalizar sus instintos, a los perros de aquí los tienes que frenar para que no vayan, porque si van estropea a las ovejas. Por eso, cuando observas a un Border Collie de cuatro meses cómo instintivamente se coloca en un lado o en otro del rebaño, te das cuenta de la enorme diferencia; con él simplemente lo que tienes que hacer es aprovechar y conducir ese instinto. 

Es como ese Pastor Alemán o Rottweiler de una seleccionada línea de sangre que muerde de una determinada manera y potencia, o como aquel Bloodhound que tiene una buena nariz y lo aprovechas para el rastro, o el Pointer que de repente se para y hace una muestra, ¿por qué hace la muestra?, fácil, porque es de caza y de muestra,...¡y los Border son perros para trabajar el rebaño!


Entrevista a Fermín Ainzúa adiestrador de perros de pastor
Afijo Yeleen www.yeleen.com